La tecnología y la era digital han permitido virtualmente eliminar las fronteras estatales. Esta nueva configuración mundial ha cambiado la visión que existía sobre diferentes fenómenos: la guerra, los delitos, la criminalidad, el narcotráfico, el contrabando; cualquiera de ellos puede y ha sido trasladado a los espacios digitales. De éste modo, el Estado Moderno se ha visto en la necesidad de proteger su soberanía a través de la ciberdefensa. El primer paso necesario para crear procedimientos de seguridad es conceptualizar estos delitos y tipificados con rango de ley; mientras tal marco jurídico no exista el Estado librará una lucha de manos atadas.

La red es un caldo de cultivo perfecto para la criminalidad, pues el anonimato y la libre circulación permiten crear delincuentes altamente peligrosos. Por otro lado, la amplitud del espacio digital es otra dificultad para la captura de estos criminales. Sabemos que en la actualidad los Gobiernos apuntan sus esfuerzos a digitalizar sus trámites para ahorrar recursos, tiempo y agilizar procesos. No obstante estos proyectos de Gobierno en línea, muestran que existe necesidades estatales en materia digital.

La dinámica tradicional del conflicto ha cambiado, pero el Estado también ha sabido robustecerse en materia de defensa en la red aprovechando las TIC. Ante estos cambios hay que establecer cuales son los tipos de amenazas delictivas: entre Estados, por lucro o civilistas.

La lucha de poder entre Estados llevada al plano digital no es algo nuevo, desde la Guerra Fría venimos conociendo el espionaje (con herramientas mucho más rudimentarias, claro) pero en la actualidad las motivaciones trascienden lo ideológico. Asimismo, el robo de bases de datos gubernamentales, por su gran volumen, para crear redes criminales alrededor del phishing o utilizar Internet con propósitos delictivos como venta de sustancias ilícitas o tráfico humano son parte de los focos de atención estatal. También la participación política se ha llevado en gran medida a las redes y al mundo 2.0, en ocasiones de manera ilegal. Cualquiera puede hacer reclamos por twitter a su Alcalde o Gobernador sin que ello represente un crimen pero cuando es llevado a otros planos como el hacktivismo, todo se vuelve más complicado.

Existe una realidad, las responsabilidades del Estado están creciendo o evolucionando de la misma manera en la que está evolucionando la humanidad misma: a pasos agigantados. Ante este escenario el Estado Moderno tiene dos posibilidades, convertirse en un híper-Estado que aspira controlarlo todo o un Estado reducido que a través del respeto a la propiedad y la libertad permita que la misma interacción humana sea quien controle (sin renunciar a su derecho de penar). El esquema del Estado centralizado o federal también entra en la discusión, pues aquellos que tengan un esquema centralista son más susceptibles a sufrir robos de datos o pérdida de información; también el esquema federal puede tener sus desventajas ante la posibilidad de fragmentar los esfuerzos tácticos para encarar amenazas a gran escala. Otro punto que habrá que discutir es la posibilidad de nuevos escenarios en conflictos bélicos entre Estados. Ejemplo, los drones y los aviones no tripulados, sobrevolando el espacio aéreo de otros países sin autorización o los datos confidenciales, como en el caso de la NSA cuyas revelaciones de Snowden puso en riesgo las operaciones militares de EEUU en Iraq.

En la actualidad diversos países del continente americano se encuentran trabajando en crear instituciones y marcos legales concernientes a la ciberdefensa. En la Republica de Colombia, la iniciativa inició el 30 de Julio de 2009 con la ley 1341, donde el Ministerio de Comunicaciones pasa a ser Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC). En Venezuela inicia en Mayo de 2015 con la Gaceta Oficial número 40.655, el Ministerio de la Defensa crea la Dirección Conjunta de Ciberdefensa de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). Por los momentos no existe mayor nivel de detalle sobre la dinámica de ciberdefensa en Venezuela, se sabe que esta dirección tendrá varias divisiones: una de redes sociales, operaciones de ciberdefensa, gestión de seguridad informática, investigación y desarrollo y por supuesto, un director y sub-director conjunto y un área de gestión administrativa.

El caso colombiano está más avanzado en la materia, cuenta con importantes progresos en materia de legislación; destaca el Decreto 1078 de fecha 15 de Mayo, 2015 que contempla las reglas fundamentales sobre TICs: radio difusión, proveedores de acceso a Internet, venta de equipos terminales móviles, y uno clave Gobierno en Línea.

El Decreto 1078 es una muestra de tipo piramidal sobre la ciberdefensa, en ella el Estado colombiano se sitúa en la punta superior de la pirámide y a partir del despliegue de sus instituciones pretende asegurar a la nación de las posibles amenazas; pero existen otras posibles aproximaciones que vale la pena observar.

Para Marc Goodman1, el monopolio estatal de la ciberdefensa es insuficiente y además es ineficiente. Según Goodman no es posible que el Estado se avoque unilateralmente la tarea de prevenir ataques, los niveles de respuesta estatales no han sido suficientemente rápidos y no cuentan con mucha adaptabilidad; es por ello que Goodman propone una estrategia distinta. Si bien el colCERT y el venCERT (agencias estatales) reciben denuncias, los únicos capacitados para manejarlas son selectos grupos policiales altamente capacitados; esto lleva a la sociedad civil al desconocimiento sobre la defensa y detección temprana de las amenazas. Al mismo tiempo, la visión regional sobre la ciberdefensa es insuficiente, las redes criminales han demostrado ser capaces de traspasar las fronteras por lo que los esfuerzos deben apuntar a un carácter globalizado donde la cooperación internacional sea protagonista.

Las TICs están cambiando la dinámica tradicional del conflicto, es preciso que los Gobiernos cambien la manera de responder ante las amenazas: la necesidad de globalización de la ciberdefensa es inaplazable.

1 https://www.ted.com/talks/marc_goodman_a_vision_of_crimes_in_the_future


Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Podemos ser sus mejores Aliados

en Derecho de Tecnología
Left Menu Icon